Historia

La carrera de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Costa Rica se creó como carrera interdisciplinaria en el año 1973. Formalmente inició en 1976 con la aprobación de un plan de estudios de Bachillerato en Ingeniería Agrícola. En el año de 1984 se aprobó el plan de Licenciatura en Ingeniería Agrícola y en 1985 se creó la Escuela de Ingeniería Agrícola, que forma parte de la Facultad de Ingeniería, con sede en la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, San José.

Hasta principios de este año 2015, desde 1979 hemos graduado 165 Bachilleres en Ingeniería Agrícola y 120 Licenciados en Ingeniería Agrícola. De los licenciados, 60 son del programa de solamente licenciatura, por lo que hemos contribuido en aportar 225 ingenieros agrícolas al sector productivo y de manejo de recursos naturales.

Como parte de un proceso de diversificación del campo de aplicaciones de nuestro quehacer, desde mediados de 2013 el plan de estudios se modificó a un Bachillerato y Licenciatura en Ingeniería Agrícola y de Biosistemas. Se espera que pronto ampliemos nuestra oferta a una carrera en ingeniería de biosistemas. Tanto en 2014 como en este año 2015, la admisión a este programa de ingeniería agrícola y de biosistemas fue bastante competitiva y admitimos 126 estudiantes cada año.

Asimismo, este año 2015 esperamos la aprobación final de nuestra Maestría Académica en Ingeniería de Biosistemas, arrancando con la primera promoción a principios de 2016.

También, hace cuatro años se comenzó el proceso de cambio de nombre de nuestra Escuela a Escuela de Ingeniería de Biosistemas. Este cambio ya cuenta con voto favorable del Consejo Universitario y procede ahora someterlo a aprobación por parte de la Asamblea Colegiada Representativa para formalizarse.

Nuestra Escuela tiene un historial bastante considerable en proyectos de investigación, mucho de ello con financiamiento externo y/o colaboración con otras instancias de la UCR, otras instituciones y el sector privado.

Para ello, se ha recibido fondos que sobrepasan el millón de dólares de parte de instituciones internacionales como:

  • USAID
  • Departamento de Estado de EEUU a través de Michigan State University
  • Banco Mundial
  • Fundación Bill y Melinda Gates
  • Fundación Grand Challenges Canadá.

Además, se ha contado con financiamiento de parte de instituciones nacionales como el MICIT/CONICIT, CNP, SENARA y otros. En estos momentos estamos estructurando un proyecto con la Comisión Nacional de Emergencias en conjunto con el Instituto Tecnológico Nacional y trabajamos con el sector privado incluyendo CoopeDota y CoopeTarrazú en un proyecto conjunto con la Estación Agrícola Fabio Baudrit de la Universidad de Costa Rica. También, trabajamos en estrecha relación con el Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII) de nuestra Facultad, particularmente con grupos en ingeniería marítima, forestería y bioenergía. Además existe una coordinación con la Red de Investigación y Desarrollo en Eficiencia Energética y Energía Renovable (RIDER) de la Facultad de Ingeniería, la cual ha facilitado la compra de una planta productora de biodiesel que esperamos llegue al país y esté funcionando a mediados del 2015.

Las principales líneas de investigación que se promueven en la Escuela de Ingeniería Agrícola han sido, tradicionalmente, recurso hídrico y calidad de aguas, manejo poscosecha de productos agrícolas, bioenergía, manejo de residuos agrícolas, maquinaria agrícola, producción en ambientes acuáticos, cambio climático y tecnología para ambientes controlados (como invernaderos y lecherías). Son docenas de proyectos que han sido inscritos en la Vicerrectoría de Investigación y ejecutados de acuerdo a los objetivos.

La Escuela tiene actualmente un proyecto de Trabajo Comunal Universitario, titulado “Soluciones ingenieriles en producción y ambiente para comunidades rurales en el contexto del cambio climático”. Mediante la participación de los/as estudiantes, tanto de nuestra carrera como de otras disciplinas (antropología, trabajo social, derecho, ingeniería química, geología, etc.), y un fuerte enlace con extensión agrícola del Ministerio de Agricultura, se implementa un enfoque multidisciplinario y participativo a la identificación de necesidades de las comunidades rurales (por ahora en la zona alta y mediana de Cartago), lo cual es seguido por la intervención de estudiantes de ingeniería agrícola y disciplinas afines quienes idean, proponen e implementan soluciones ingenieriles para solventar dichas necesidades en conjunto con los pobladores. En estos momentos se trabaja en proyecto como riego, secado de cebolla y ambientes protegidos.

También, se está trabajando en extensión docente, con dos proyectos de diseminación de conocimiento y capacitación. Esto además del trabajo que se está realizando en la página de extensión de nuestro sitio web (www.ingagri.ucr.ac.cr) utilizando un enfoque innovador que llamamos “extensión por enlaces”. Uno de los proyectos de extensión docente cuenta con financiamiento del CSUCA/Cooperación Suiza al Desarrollo y se titula “Promoviendo la adaptación al cambio climático en y desde la Universidad de Costa Rica”.

Desde sus inicios nuestra Escuela ha logrado atraer a personal docente y de investigación altamente calificado, y la gran mayoría de nuestros profesores cuentan con su preparación a nivel de maestría o doctorado. Procurando la mejor formación, en estos momentos ocho profesores están en proceso de obtener su doctorado en el exterior, y dos profesoras más saldrán del país este año a doctorarse. También, recientemente dos investigadores del Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la Universidad de Costa Rica se han formalmente anexado a nuestra Escuela como unidad base. Esto se formalizará cuando cuenten con sus respectivos doctorados del exterior. De esta forma, esperamos que nuestra Escuela cuente en un lapso de 4 a 5 años con alrededor de 20 profesores/as con doctorado académico. Además de reforzar nuestra maestría, representa un excelente apoyo al doctorado en ingeniería del cual somos parte.

De esta forma, la Escuela de Ingeniería Agrícola realiza fehacientemente las tres labores sustanciales de la Universidad de Costa Rica, sean docencia, investigación y acción social, comprometida con la formación de profesionales e investigadores de excelencia y, siempre desde un enfoque ingenieril, con la solución de problemas y la forja de oportunidades para el sector productivo y de manejo de recursos naturales del país.